Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno, devoción y tradición

La festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por Unesco, constituye una «expresión del enorme fervor religioso del pueblo puneño», que une la tradición aymara y quechua.

La festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno es uno de los eventos culturales y religiosos más importante de la región del sur del país que se celebra cada mes de febrero. Tiene sus orígenes en el sincretismo de las tradiciones católicas y la cosmovisión andina.

Según el Ministerio de Cultura, la fiesta religiosa se remonta a los tiempos del Virreinato del Perú y constituye una «expresión del enorme fervor religioso del pueblo puneño, que se caracteriza por sus múltiples manifestaciones culturales vivas». «Esta celebración representa la convivencia armoniosa y la unión de las tradiciones quechua y aymara en Puno«, destaca.

La antropóloga Charo Tito Mamani, en el artículo Representaciones de identidad local en la fiesta de la Virgen de la Candelaria en Puno: dos mundos, dos encuentros, afirma que la imagen es la patrona de la ciudad de Puno y también es conocida como ‘mamacha Candelaria‘.

«Para los actores sociales (quechuas, aymaras, mestizos), la patrona de Puno está asociada a la Pachamama, al culto a la tierra. Es por esta razón, que la festividad de la Candelaria en Puno contiene un mundo de significados», indica.

Origen del culto

Juan Carlos La Serna Salcedo, autor del libro Religiosidad, folclore e identidad en el altiplano: Una historia de los universos festivos de la mamita Candelaria de Puno, señala que hacia el siglo XVII la «festividad religiosa más importante en todo el altiplano colonial» era la dedicada a la imagen de la Virgen de la Candelaria consagrada en el santuario de Copacabana.

El historiador sostiene, como parte de una de las hipótesis que explican el origen y celebración a la Virgen de la Candelaria en Puno, que la imagen pudo estar en alguna de las capillas de las viviendas españolas cercanas al asiento minero de plata de San Luis de Alba de Laicacota.

«Este hecho permite vincular el culto de la Virgen de la Candelaria a los relatos que narran la «aparición» de la virgen en las minas de Laykakota», precisó Juan Carlos La Serna Salcedo.

Agregó que la población de esta zona será trasladada al entonces corregimiento de San Juan Bautista, bajo el nombre de Nuestra Señora de la Concepción y San Carlos de Puno, tras el fin de la rebelión minera contra la corona de los hermanos José y Gaspar Salcedo en 1668.

ara Juan Carlos La Serna Salcedo, las noticias de los milagros de la de la Virgen de la Candelaria probablemente despertaron la devoción entre españoles e indígenas durante todo el período colonial. Esto originó que imágenes de la virgen fueran ubicadas en diversos pueblos y estancias del altiplano.

Se afirma que la primera capilla en el altiplano, hoy peruano, dedicada a la advocación de la Virgen de la Candelaria, se ubicaba en la estancia de Arcani, «distante a nueve leguas del pueblo» de Huancané», precisa Juan Carlos La Serna Salcedo. De acuerdo con Charo Tito Mamani, desde Arcani se empezará a venerar a la Virgen de la Candelaria, hasta llegar a la ciudad de Puno.

«Escenario festivo y cultural»

De acuerdo con la tesis de la antropóloga Charo Tito Mamani, no existen datos y fechas con exactitud sobre el arribo de la Virgen de la Candelaria al Perú desde las islas Canarias (España), donde se inicia su veneración. Sin embargo, afirma que la llegada de la imagen a la ciudad de Puno se expresa en muchos mitos.

«Solo sabemos que la Virgen llego con la conquista española, y que fue poco a poco reproduciéndose el culto a la Virgen por todo el país: Arequipa, Lima, Moquegua, Puno, etc. En el caso de Puno, la virgen de la Candelaria es una de las vírgenes más importantes de dicha ciudad», indica en el documento Performance e identidad en la fiesta «carnavalesca» de la Virgen de la Candelaria en Puno: la puesta en escena de dos mundos que entran en tensión.

Charo Tito Mamani asegura que la Festividad de la Virgen de la Candelaria como tal empezará oficialmente en Puno aproximadamente en el año 1960 con la participación en sus inicios de danzantes «autóctonos», para luego convertirse en una celebración «mestiza» a medida que la devoción creció en la región.

«Tradición y modernidad se conjugan en este espacio de fiesta, en el cual los procesos de reproducción y transformación social se entrelazan en este escenario festivo y cultural de trascendencia nacional e internacional», precisa.

Sobre LA DOBLE V

vea también

Los bancos de Estados Unidos que ofrecen bonos de hasta U$D 525 por abrir una cuenta con ellos

¿No sabes cuáles son? Conoce los tres bancos que te ofrecen bonos en efectivo por …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *