El planeta que rota de lado: así nos muestra a Urano el telescopio espacial James Webb

James Webb ha enfocado a otro de nuestros gigantes helados: el planeta Urano. En una impresionante captura tomada el 6 de febrero de 2023 se pueden apreciar con máxima claridad sus anillos, un casquete polar y seis de sus satélites.

En su particular recorrido por los planetas del sistema solar, el telescopio espacial James Webb nos ha deleitado con instantáneas tales como los anillos de Júpiterlas nubes de metano en la atmósfera de Neptuno e incluso los cráteres y volcanes del relieve marciano. Y aún así, todavía tiene mucho más que regalarnos.

Es cierto que su principal cometido es el estudio del universo primitivo (ver más lejos) así como de la composición química de los llamados planetas extrasolares. Sin embargo, eso no implica que los datos recogidos por el James Webb sobre nuestros planetas vecinos no sean de importancia.

ecientemente, el Webb ha enfocado a otro de nuestros gigantes helados: el planeta Urano. En una impresionante captura tomada el 6 de febrero de 2023 se pueden apreciar con máxima claridad sus anillos, un casquete polar y seis de sus satélites.

Sin embargo, y antes de comentar estas nuevas imágenes, conozcamos un poco mejor a este singular gigante gaseoso.

Más frío que Neptuno

Urano es un planeta singular en muchos aspectos, desde la duración de sus estaciones (relacionada con su peculiar rotación lateral) hasta sus extremas temperaturas (es el planeta más frío del sistema solar).

Descubierto en 1781 por el astrónomo William Herschel, Urano describe una órbita alrededor del Sol en 84 años. La duración de su día es de unas 17 horas y 14 minutos. Aunque su masa es 14 veces y media mayor que la terrestre, se trata del planeta gigante menos masivo.

Compuesto fundamentalmente por agua, amoníaco y metano, su atmósfera contiene hidrógeno y helio (además de metano, el cual le proporciona la típica coloración azul-

Es el planeta más frío del sistema solar: alcanza temperaturas medias de -218 ℃ y mínimas de unos -226 ℃. La razón de estos registros tan bajos es que Urano posee un núcleo interior mucho más frío que el de otros planetas. Además, absorbe menos calor del que recibe del Sol. En este último aspecto también tiene mucho que ver su peculiar rotación lateral.

Único planeta que rota lateralmente

Urano no rota como una peonza alrededor del Sol (tal como podríamos visualizar al resto de planetas): su eje de rotación está tan inclinado que más bien se asemeja a una pelota rodando.

En la siguiente animación, podemos comparar la inclinación de los ejes de rotación de cada planeta con respecto a la eclíptica.

Comparativa de la rotación de los planetas del Sistema Solar. Fuente: James O’Donoghue.

La teoría más aceptada sobre esta rotación anómala sugiere la colisión de un objeto masivo (de al menos dos veces la masa terrestre) contra el joven planeta Urano que provocó un cambio drástico en su eje de rotación.

Simulación del impacto de un cuerpo masivo contra Urano, causando la inclinación de su eje de rotación. Fuente: Jacob Kegerreis / Universidad de Durham.

Como consecuencia de esta rotación lateral, las estaciones no cambian hasta que los polos norte y sur invierten lentamente su posición. Estos polos presentan 42 años de luz solar ininterrumpida, seguidos de otros 42 años de total oscuridad.

Así nos muestra a Urano el James Webb

 

Sobre LA DOBLE V

vea también

Querellas y soluciones en el fútbol, por Fernando Carvallo [COLUMNA]

El club César Vallejo podrá contar con Paolo Guerrero, mejorar sus recaudaciones, y la afición confirma que en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *